Insecto palo

por | 14 julio, 2020

Palita Ortega ya bien criada. Está hecha toda una moza.

Versió en valencià

2 de marzo de 2020

Nos han regalado tres crías de insecto palo. No sabemos cuántos días tendrán de vida. Muy pocos, ciertamente. Apenas miden 2 cm y de momento se llaman ninfas. De las tres crías que nos dieron, solo ha sobrevivido una. Esperemos que llegue a la etapa adulta.

20 de marzo de 2020

Debido al confinamiento tengo que llevármelo a casa y lo cuidaré lo mejor que pueda.

Podemos observar claramente que se trata de un insecto porque tiene seis patas y dos antenas muy pequeñitas.

El cuerpo lo tiene dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen.  En el abdomen tiene seis o siete anillos. Del tórax es de donde salen los tres pares de patas.

29 de marzo de 2020

Apenas se nota, pero está más fuerte y activo. Ahora estamos seguros que Palito sobrevivirá… Bueno, no os riáis. Había que ponerle un nombre y Palito Ortega es el primero que se me ha ocurrido.

Las hojas que come son de unos árboles muy comunes en Valencia. Hay que procurar que no estén en calles con mucho tráfico por eso de la polución y la contaminación

24 de abril de 2020

Mientras era pequeñito lo he tenido en un tarro de cristal. Necesitan un espacio vertical, al menos tres veces más grande que ellos porque para poder mudar se cuelgan y así se desprenden de su antigua piel.

En el suelo lo más sencillo es colocar papel de rollo de cocina humedecido para mantener la humedad ambiental. Así no es necesario rociar con un espray.

Ahora que ya va creciendo le he construido una caja, pero esta caja también se me quedará pequeña.

Las ramitas del árbol que come conviene colocarlas en un recipiente con agua tapado con papel de aluminio o con un pequeño agujerito en su tapa. Así las ramitas se conservarán frescas algún día más. Cada tres o cuatro días es necesario cambiarlas.

11 de mayo de 2020

Pero mira cómo come este insecto palo.

10 de junio de 2020

Hoy me he encontrado a Palito tirado, inmóvil, vacío, quieto. ¿Se nos ha muerto? No, tranquilo, es solo la muda. Palito está mucho más fuerte. El color se le ha vuelto más oscuro y parece un auténtico tronco.

26 de junio de 2020

Este auténtico prodigio del camuflaje pertenece a la familia de los fásmidos (fantasmas) por la facilidad que tienen para desaparecer. Ya prácticamente tiene tres meses y ha crecido un montón.

13 de julio de 2020

Sin contar la longitud de las patas delanteras, Palito Ortega ha alcanzado la considerable talla de 12 cm de longitud. La verdad, no pensábamos que se haría tan grande.

14 de julio de 2020

¡Qué sorpresa! Al final resulta que Palito no era Palito; era Palita. Hoy he encontrado que ha puesto huevos. Apenas se distinguen pues solo miden 1 milímetro. Son súperchiquitines. Los huequitos del papel de cocina parecen hechos a su medida.

Lo de macho o hembra no está muy claro. Parece ser que en esta especie solo hay hembras y se reproducen por partenogénesis, es decir, no necesitan de un macho que fecunde los huevos.

De momento ya hemos preparado una incubadora para guardar los huevos. A ver si nacen.

16 de julio de 2020

Este es el terrario en el que hemos tenido a Palita Ortega no es demasiado alto, pero se las ha arreglado bastante bien para hacer sus mudas.

Para guardar los huevos, basta poner un papel de cocina en una cajita de plástico. En el centro hay un tapón con algodón húmedo para mantener la humedad ambiental y a la tapa la hemos agujereado con un alfiler caliente para que se mantenga ventilado y para que las ninfas no puedan escaparse, pues son muy escapistas. Cada día encuentro de dos a cinco huevos. No podemos guardarlos todos, pues pueden llegar a poner unos 60. A ver cuántos días tardan en eclosionar. 

14 de agosto de 2020

Palito sigue comportándose como lo que es, un insecto muy tranquilo y que pasa muy desapercibido. Sigue creciendo y ya tiene un tamaño considerable.

24 de agosto de 2020

Pero qué sorpresa más grande nos hemos llevado hoy. En la cajita donde teníamos guardados los huevos, hemos descubierto un recién nacido. Se va a llamar Ramita, hija de Palita Ortega, de los Palitos de toda la vida. Mide poco más de 1 cm y parece mentira que cupiera dentro de ese huevo diminuto como un grano de arroz.

Damos fe de que nuestra Palita se ha mantenido alejada de cualquier otro especimen de su especie y que no ha tenido contacto con ningún otro animal. Como ya hemos explicado más arriba, la reproducción se realiza por partenogénesis, es decir la célula, normalmente la femenina, un óvulo, se desarrolla sin fecundación por parte del macho y nace un nuevo individuo.

Son unos animales sorprendentes

Acaba de salir del huevo y ya corre que se las pela.

Son auténticos escapistas. No les gusta nada que les encierren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.